20 ENEMIGOS DEL PLACER SEXUAL

Consejos salud sexual en pareja - Boston Medical Group

Disfunción eréctil, eyaculación precoz, patologías cardíacas o hematológicas, entre otros, pueden afectar a una relación sexual. Si se quiere disfrutar del sexo y conseguir el máximo placer durante el coito, es conveniente tener en cuenta estos factores que podrían influir de forma negativa.

Pide cita ahora

  1. Una vida sedentaria. No incluir la práctica deportiva en la vida diaria puede provocar diabetes, sobrepeso, enfermedades cardiovasculares o dolores articulares y musculares. Por ello, se recomienda practicar en torno a media hora de ejercicio físico al día, como nadar, correr, caminar, etc. Realizar deporte mejora el funcionamiento del sistema cardiovascular y, por tanto, reduce las posibilidades de padecer disfunción eréctil.
  2. Mala alimentación. Seguir una dieta poco saludable, en la que abunden alimentos con grasas o mucho azúcar, puede reducir el placer sexual porque disminuye la energía en el hombre y afecta negativamente a la circulación sanguínea.
  3. Montar en bicicleta sin un buen sillín. El problema de los sillines que se suelen usar es que el hombre, al sentarse en la bicicleta, pone todo su peso en los genitales. Esto provoca que los vasos sanguíneos y nervios del periné estén presionados por el peso, reduciendo el riego sanguíneo a esta zona.
  4. Obesidad. Según datos de Boston Medical Group, un 67.4% de los pacientes que acuden con problemas de erección padecen obesidad y ésta aumenta el riesgo de padecer diabetes o hipertensión, afectando a los vasos sanguíneos.
  5. Diabetes. Se relaciona directamente con el sistema cardiovascular. Si el nivel de glucosa en sangre aumenta durante un tiempo prolongado, daña los vasos sanguíneos de todos los órganos, incluyendo los sexuales.
  6. Hipertensión. Por la misma razón que la diabetes, los vasos sanguíneos se ven dañados, fluye menos sangre por la obstrucción de las arterias y la cantidad que llega al pene es menor. Además, también puede afectar a la eyaculación e incluso reducir el deseo sexual.
  7. Apnea del sueño. Al haber una interrupción de la respiración, el nivel de oxígeno en sangre se reduce, afectando a los vasos sanguíneos. Igualmente, los hombres con apneas suelen tener un agotamiento físico y mental que afecta de manera negativa a las relaciones sexuales.
  8. El colesterol. Con un colesterol alto las arterias están colapsadas. En consecuencia, llega menos sangre al pene, dificultando la erección.
  9. Mala postura en las relaciones sexuales. Si existen problemas de disfunción eréctil y, además, a la hora del coito no se siguen unas pautas o se practican unas determinadas posturas, el problema puede aumentar. Por ejemplo, conviene empezar el coito con preliminares; durante la penetración, hacer movimientos suaves y lentos, en el caso de eyaculación precoz o tener una postura en la que el hombre esté arriba y la pareja debajo con las piernas estiradas. Los expertos de Boston Medical Group cuentan que, en el caso de dificultades con la erección, se pueden realizar posturas en las que la penetración sea más profunda.
  10. La eyaculación precoz y la eyaculación retardada. El hecho de no ser capaz de controlar el momento de eyacular puede provocar ansiedad dificultando sentir placer en las relaciones sexuales.
  11. Disminución de la testosterona. Esta hormona es la encargada de producir el apetito sexual. Por ello, si por cualquier circunstancia la hormona está por debajo de sus niveles correctos, puede ocasionar pérdida la libido e incluso disfunción eréctil.
  12. Problemas en el prepucio. Tener un prepucio que impida dejar salir al glande puede provocar dolor, incomodidad o incluso crear pequeñas heridas en el pene, lo que origina una falta de interés por el sexo al no existir relaciones satisfactorias.
  13. La curvatura del pene. Los hombres que sufren esta patología pueden ver afectado su placer sexual porque la penetración puede ser dolorosa, tanto para el hombre como para su pareja.
  14. El alcohol. Además de desinhibir a la persona que lo toma, puede provocar disfunción eréctil ya que afecta al sistema nervioso. Asimismo, dificulta llegar al orgasmo.
  15. Drogas como la marihuana, el cannabis, la cocaína o las de diseño pueden provocar pérdida del apetito sexual, disfunción eréctil o dificultad o imposibilidad de eyacular.
  16. El tabaco. Fumar afecta al placer sexual ya que aumenta las posibilidades de sufrir problemas de erección. De hecho, según datos de Boston Medical Group fumar una cajetilla diaria incrementa un 60% las posibilidades.
  17. Los antidepresivos, por ejemplo, influyen en el nivel de serotonina, hormona esencial para conseguir el placer sexual. Igualmente, los indicados para la hipertensión que suelen disminuir la presión arterial dificultan la erección.
  18. Estrés. Un gran enemigo de una vida sexual plena es el estrés, ya que disminuye la libido. Además, al tener otros asuntos de los que preocuparse, al hombre le cuesta poder entregarse a la relación sexual y puede tener problemas para lograr una erección.
  19. Miedo. Esta sensación psicológica afecta de forma muy negativa a las relaciones sexuales: el miedo a no dar placer a la pareja, a eyacular muy pronto o un complejo físico, pueden ocasionar una pérdida de placer sexual o dificultad para mantener la erección.
  20. Incapacidad para concentrarse. Puede ocurrir que los hombres no puedan concentrarse en el propio placer porque solo se ocupan del placer de su pareja.

Por último, si durante las relaciones sexuales se nota menos placer, dificultad para realizar el coito o problemas de erección, es conveniente acudir a un experto. Los especialistas de Boston Medical Group afirman que cuanto antes se esté en manos de expertos, el problema puede solucionarse con más facilidad.