Beneficios y peligros del deporte para la salud sexual masculina

pareja feliz - Boston Medical Group España

Pide cita ahora

Practicar deporte de manera regular es una de las recomendaciones más extendidas por todos los médicos por los innumerables beneficios que tiene para la salud y el bienestar de las personas. Pero ¿es bueno para la salud sexual masculina? Se aconseja realizar un mínimo de 30 minutos diarios de actividad física para controlar el peso, prevenir enfermedades cardiovasculares o incluso mantener en buen estado la salud emocional, entre otros. Además, el ejercicio físico aeróbico mejora el sistema circulatorio, lo que contribuye a mejorar la función sexual masculina.

También, como demuestra un estudio italiano publicado en Journal of Endocrinological Investigation, el ejercicio físico y el deporte pueden influir de manera positiva en la función del eje hipotálamo-hipófisis-testicular y, por tanto, en la salud reproductiva y sexual. De hecho, si se realizan bien, como afirma este trabajo, las actividades motoras y deportivas podrían tener efectos beneficiosos sobre la salud sexual de los hombres, pues resultan fundamentales para contrarrestar el inicio de la disfunción eréctil.

Sin embargo, esta investigación confirma que el deporte practicado de manera competitiva, por ejemplo, la gimnasia, puede provocar daños y disfunciones en el aparato reproductor y sexual de forma transitoria o permanente. Entre ellos se encuentran el dolor genital, hipoestesia, hipogonadismo, disfunción eréctil, alteración del impulso sexual, y otros de carácter permanente como traumatismos en los genitales externos, trastornos relacionados con el sillín en los ciclistas, o de manera indirecta, el dopaje o el estrés. De hecho, según expertos de Boston Medical Group, montar en bicicleta sin un sillín adecuado puede ocasionar disfunción eréctil al menos a un 5% de los ciclistas debido a la presión sobre los nervios y vasos sanguíneos de la zona del periné que contribuyen a una reducción del riego sanguíneo y dificultan, por tanto, la erección. Por eso se recomienda que los sillines permitan que los glúteos sean los que soporten la mayor carga del peso y no el periné.

El deporte puede incluso influir en la libido de los hombres, según otro estudio publicado en Medicine and Science in Sports and Exercise. Los autores del mismo, analizaron los hábitos de entrenamiento con ejercicios de resistencia y su relación con la libido sexual de los hombres. Esto les permitió descubrir como mayores niveles de intensidad y duración del entrenamiento se asociaban de manera significativa con una disminución en las puntuaciones de la libido en hombres.

En cualquier caso, la práctica de media hora diaria de ejercicio físico aeróbico como puede ser el atletismo, la natación o caminar, puede contribuir a reducir el riesgo de padecer problemas de disfunción eréctil, ya que facilita el buen estado y funcionamiento del sistema cardiovascular.