Diabetes y problemas de erección Boston Medical Group España

¿Existe relación entre la diabetes y los problemas de erección?

La disfunción eréctil es una patología consistente en la incapacidad para tener o mantener una erección firme. Esto imposibilita mantener relaciones sexuales plenas. Este problema se presenta principalmente en hombres entre la franja de edad comprendida entre los 40 y los 70 años y afecta también a sus parejas. Según los datos, hasta 30 millones de hombres de Estados Unidos padecen problemas de erección, hasta el punto de necesitar tratamiento médico. En España, por su parte, entre un 30 y un 50% de los diabéticos se ven afectados por la disfunción eréctil.

Disfunción eréctil

Las causas que pueden llevar a originar esta patología son múltiples, pero la más extendida es el padecimiento de alguna enfermedad física que conlleve esta consecuencia en el aparato reproductor masculino. Principalmente este efecto se le adjudica a enfermedades que involucran o deterioran los nervios o el flujo de sangre que llega al pene, pero una disfunción eréctil se puede desencadenar también por un problema en los impulsos que van al cerebro, a la médula espinal o a cualquier órgano de los que son partícipes durante una relación sexual.

Una de las enfermedades causantes de esta afección en el pene es precisamente la diabetes, así como los estilos de vida poco saludables (como una mala alimentación, el tabaco o el alcohol) y factores psicológicos (tales como ansiedad, estrés, depresión…).

Diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica producida por un mal funcionamiento del páncreas, que no es capaz de sintetizar la insulina necesaria. La insulina es la hormona que mantiene los niveles de glucosa de la sangre en su referencia correcta. Cuando una persona es diabética, los niveles de glucosa son superiores a lo adecuado.

Combinación de ambas patologías

La relación existente entre la diabetes y la disfunción eréctil (problemas de erección) es evidente, ya que la erección está totalmente relacionada con el flujo sanguíneo.

El tratamiento para mejorar la calidad de las personas diabéticas con problemas de erección radica en mejorar el estilo de vida, tanto en cuestión de alimentación sana y equilibrada como de actividad física y eliminación del consumo del tabaco y el alcohol, ya que con estos hábitos se controla el estado cardiovascular, generador de los problemas neurológicos del aparato reproductor masculino. Asimismo, también hay que controlar la medicación oral y ser más exigentes con ella. Con estas recomendaciones se puede volver reversible esta patología en determinados pacientes.

Para los casos en los que siguiendo estas pautas persistan los problemas de erección, es conveniente analizar todas las opciones de tratamiento, de la mano de un médico experto.

En cualquier caso, es necesario un examen previo para hacer un análisis acertado y tomar las decisiones acertadas a cada caso concreto.