La Disfunción Eréctil afecta a más de la mitad de los hombres con diabetes

Una revisión de estudios publicada en julio en la revista de la Sociedad Británica de Diabetes y realizada en centros de Reino Unido, Italia y Francia, ha permitido confirmar que la disfunción eréctil afecta a más de la mitad de los hombres que sufren diabetes.  La diabetes afecta a un 14% de la población española, aunque el 5%, más de 5 millones de personas, no lo saben. Es más prevalente en hombres, sobre todo  en los más mayores pues afecta al 42% de entre los 61 y los 75 años.

Pide cita ahora

La diabetes es una enfermedad que se debe a que los niveles de azúcar o glucosa en la sangre están aumentados, debido a una falta de producción de insulina, encargada de regularla. Los niveles altos de glucosa afectan a la circulación de la sangre y pueden producir daños en los vasos sanguíneos y por tanto dificultar la erección. En muchas ocasiones, la dificultad para alcanzar la erección o mantenerla durante las relaciones sexuales es el primer síntoma d ela diabetes. Debido a que la diabetes suele presentar muy pocos síntomas es una enfermedad muy infradiagnosticada. Por ello, los expertos advierten de la importancia de prestar atención a las dificultades de la erección, pues pueden esconder otras más graves detrás y que precisen tratamiento inmediato. Otros síntomas asociados a la diabetes son el aumento en el volumen de orina, el aumento anormal de las ganas de comer, así como de la sed, fatiga o visión borrosa. Además, la diabetes también puede influir en la salud sexual de los hombres al afectar a la producción de testosterona debido a que el exceso de grasa abdominal o de tejido adiposo visceral puede interferir en ello.

La Disfunción Eréctil es la incapacidad de obtener y mantener una erección para conseguir una relación sexual satisfactoria. Tiene que estar presente durante seis meses para ser considerada una patología y también debe haber un fallo cada cuatro relaciones sexuales para que el hombre empiece a sospechar que la tiene. Otros signos son: erecciones espontáneas por la mañana menos frecuentes y con menor rigidez; si se llega al clímax más rápido, en menos tiempo o con una erección incompleta; en caso de pérdida de erección al cambiar de postura; o cuando no se consigue una erección en absoluto. Una ayuda para identificarla puede ser el Test de Disfunción Eréctil.

El tratamiento en aquellos hombres que tengan diabetes y disfunción eréctil consistirá en la modificación de hábitos de vida en primer lugar. Así, será importante seguir una dieta sana y equilibrada, con una ingesta de hidratos de carbono adecuada y en la que se eviten los azúcares de absorción rápida porque elevan de forma brusca los niveles de glucosa en la sangre. Por otro lado, es importante seguir unos horarios habituales para cada comida y realizar las cinco ingestas diarias recomendadas. Además, será importante practicar ejercicio físico de forma regular y cumplir con la toma de medicamentos antidiabéticos. En cualquier caso, como la diabetes puede ir asociada a otras enfermedades como hipertensión, colesterol alto u obesidad, la dieta será personalizada y única, bajo el seguimiento de un profesional sanitario. Los problemas de erección pueden tratarse con fármacos aunque hay casos de diabéticos que no los toleran bien, por lo que lo mejor también es ponerse en manos de un experto en salud sexual masculina que aconsejará sobre la mejor opción en cada caso.