Los excesos en verano perjudican a la erección

¡Recupera hoy tu vida sexual!


Pide cita llamando gratis al 900 866 465.

Con total discreción recibirás consulta en tu clínica más cercana.

Evaluaremos tu caso, te daremos tu diagnóstico y te recomendaremos un tratamiento a medida.

Cuando llega el verano y las tan deseadas vacaciones, es momento de tiempo libre, más reuniones sociales, más festivales y, en general, cualquier evento de ocio. Se tienen más horas de descanso y, junto al calor estival, la cerveza en la terraza de un bar o en las fiestas de los pueblos sube como la espuma. Aumenta el consumo de alcohol y también el de drogas, conductas que pueden derivar en el desarrollo de adicciones como es el alcoholismo. Pero no sólo eso, tras estos comportamientos existe otro tipo de problemas que influyen, por ejemplo, en las relaciones íntimas.

Según Boston Medical  alianza mundial de clínicas médicas especializadas en el tratamiento de disfunciones sexuales masculinas, las distintas fases de la función sexual también pueden verse afectadas a causa de consumir drogas o alcohol. De esta forma, consiguen empeorar el deseo, el placer, la excitación y el orgasmo, sobre todo de los hombres.

El alcohol, por ejemplo, al principio proporciona un efecto relajante y un estado donde las personas se desinhiben, perdiendo la vergüenza o timidez a la hora de iniciar cualquier relación íntima. No obstante, tal y como indicaba Shakesperare en Macbeth, “el alcohol provoca y desprovoca: aumenta el deseo, pero frustra la ejecución”, el resultado en el hombre es la interrupción de la erección. La rigidez del pene se debe al aumento del flujo sanguíneo en esa parte del cuerpo como respuesta al estímulo sexual. Sin embargo, cuando se consumen bebidas alcohólicas, se inhibe el buen funcionamiento del sistema nervioso central, y no se lleva a cabo una correcta comunicación entre el cerebro y el sistema circulatorio, por lo que se entorpece la llegada de la sangre al pene, dificultando la penetración y el coito.

Con las drogas ocurre algo similar. La más empleada como factor potenciador del sexo suele ser la cocaína, aunque es una paradoja ya que es, a la vez, la que mayores casos de impotencia produce. A veces, ocasiona trastornos como la disfunción eréctil, o todo lo contrario, puesto que también puede provocar priapismo, es decir, una excitación permanente y dolorosa sin existir estímulo. La heroína, una de las que más problemas causan en la función sexual, conlleva a un fracaso eréctil, desaparece el deseo y la eyaculación es, por norma general, retardada. En cuanto al cannabis, su consumo altera la percepción de los sentidos, del espacio y del tiempo.

Lo que igualmente origina disfunción eréctil es el tabaco, ya que influye en un mal funcionamiento de la circulación. Otra de las afecciones causadas por los cigarrillos es la arteriosclerosis, es decir, el estrechamiento de las arterias que puede llegar a bloquear los vasos sanguíneos, impidiendo el correcto flujo de la sangre por ellos. Una afección que es posible que se dé en el pene, perjudicando las erecciones.

Los efectos pueden persistir incluso después de cierto tiempo de abstinencia, aunque esto no es así en el 100% de los casos. Lo mejor es no recurrir al alcohol o las drogas para desinhibirse pero si, aun así existe algún tipo de disfunción, es importante acudir a un experto para asesorarse y buscar la mejor solución con el fin de poder disfrutar de una vida sexual plena.

Delicious mint cocktail on the white table