Los malos hábitos, enemigos de la salud sexual masculina

Pide cita ahora

Los malos hábitos seguidos por muchos hombres hoy en día (sedentarismo o consumo de grasas, alcohol y tabaco) les impiden tener una buena salud sexual masculina, según advierten en Boston Medical Group (BMG). Así, uno de cada cinco pacientes con disfunción eréctil tiene hipertensión o colesterol alto y el 11% diabetes, según los datos obtenidos entre 16.000 pacientes de sus clínicas. Con motivo del Día Mundial de la Salud Sexual que se celebra el 4 de septiembre, los expertos de BMG recuerdan la importancia de seguir un estilo de vida saludable que permita reducir el riesgo cardiovascular y, por tanto, favorecer la erección y garantizar una salud sexual masculina plena.

Enfermedades como la hipercolesterolemia o la hipertensión llegan a obstruir las arterias, por lo que no existe una correcta circulación sanguínea, lo que afecta a los vasos sanguíneos del pene, responsables de conseguir o mantener una erección. Además, también puede verse afectado el apetito sexual y la eyaculación, debido a que el exceso de grasas impide tener la suficiente energía para conseguirlo. Por su parte, los hombres con diabetes tienen dañadas sus arterias debido a los altos niveles de azúcar, lo que dificulta también tener unas relaciones sexuales de calidad.

Un estudio publicado este mes en Current Opinion in Urology relaciona los casos de disfunción eréctil con la obesidad, el mal control glucémico, la hiperlipidemia y la hipertensión. Además, un anterior trabajo español publicado en Actas Urológicas Españolas resuelve que los niveles de testosterona son más bajos en pacientes con obesidad, diabetes o hipercolesterolemia.

Entre los consejos que pueden seguirse para evitar problemas en el sexo, se incluyen eliminar el tabaco, no abusar del alcohol, evitar el consumo de drogas, seguir una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras que contribuya a evitar el sobrepeso, practicar ejercicio físico de forma regular e intentar mantener una vida sexual activa, puesto que mantener relaciones sexuales de manera frecuente reduce las posibilidades de padecer disfunción eréctil. También será conveniente huir del estrés, puesto que la tensión y la ansiedad con la que se vive en la actualidad interfieren en la función sexual masculina.

Desde Boston Medical Group recuerdan que es necesario estar atento a las dificultades que puedan darse en torno a las relaciones sexuales y, consultar cualquier duda con un experto en salud sexual masculina ante cualquier signo o sospecha de que pudiera haber algún problema. Esto es importante puesto que  los problemas de erección pueden ser el primer síntoma de una enfermedad de tipo cardiovascular o metabólica que aún no está diagnosticada y es preciso tratar. Por ejemplo, en el caso de la diabetes suele ser el primer signo en aparecer.