Una vida saludable, clave para evitar disfunciones sexuales

Pide cita ahora

La salud sexual es un tema que preocupa y mucho a la sociedad hoy en día. Poder disfrutar de ella de forma plena, obteniendo ese bienestar físico, mental y social con la que la define la Organización Mundial de la Salud es uno de los objetivos que suele estar presente en la mente de muchos. Cada 4 de septiembre se celebra, desde hace siete años, el Día Mundial de la Salud Sexual, una efeméride creada por la Asociación Mundial para la Salud Sexual con el fin de promover una mayor conciencia social en este ámbito en todo el mundo.

Con motivo de esta fecha, Boston Medical Group quiere recordar que es importante llevar un estilo de vida saludable para poder disfrutar de una óptima salud sexual, ya que muchos de los excesos como una mala alimentación, el alcohol o el tabaco, al igual que otras enfermedades, pueden derivar en problemas sexuales. Así, el 67.4% de los hombres que acuden a sus consultas con dificultades en la erección sufren obesidad, y esta aumenta el riesgo de padecer diabetes o de tener la tensión alta, lo que afecta a los vasos sanguíneos, según los datos recopilados por Boston Medical Group España. De hecho, uno de cada cinco pacientes con disfunción eréctil tiene hipertensión o colesterol alto y el 11% diabetes, tal y como indican las cifras obtenidas entre 16.000 personas.

Esto es así debido a que las afecciones como la hipercolesterolemia, la hipertensión o la diabetes, al igual que la obesidad, están íntimamente ligadas al sistema cardiovascular. En el caso de las dos primeras, las arterias están obstruidas, por lo que la circulación de la sangre no se produce de forma correcta en ninguna parte del cuerpo y, por tanto, tampoco lo es en los vasos sanguíneos responsables de la erección del pene, dificultando ésta. Es más, también puede afectar a la eyaculación e, incluso, reducir el apetito sexual. En cuanto a la diabetes, si el nivel de glucosa en sangre aumenta durante más tiempo del debido, las arterias de todos los órganos, incluidos los sexuales, pueden verse dañadas.

Es por ello que los expertos de Boston Medical Group aconsejan llevar una dieta sana y equilibrada, en la que abunden alimentos como frutas, verduras, carnes magras o pescado azul –rico en omega 3–, que ayudan a llevar una vida sexual saludable. Es importante desterrar los alimentos muy grasos o con grandes cantidades de azucares, factores desencadenantes de la obesidad.

La práctica regular de deporte, unas tres o cuatro veces por semana, también es importante. Realizar ejercicio fortalece el sistema cardiovascular, reduciendo las posibilidades de padecer disfunción eréctil. Por tanto, ayuda a que la circulación necesaria para alcanzar la erección, el rendimiento y, en definitiva, el deseo, mejoren.

Este año, el Día Mundial de la Salud Sexual se celebra bajo el lema “Amor e intimidad en la Salud Sexual, una posibilidad para todas las personas”, con el objetivo de integrar los aspectos emocionales en torno a la sexualidad, así como la necesidad humana de vincularse. En cualquier caso, desde Boston Medical Group recuerdan que es necesario estar atento a las dificultades que puedan darse en torno a las relaciones íntimas, y consultar cualquier duda con un profesional al mínimo indicio o sospecha de que pudiera haber algún problema.