Practicar sexo ayuda a evitar la disfunción eréctil. Según un estudio realizado por Boston Medical Group, los hombres que practican sexo como mínimo tres veces por semana son hasta cuatro veces menos propensos a desarrollar un problema de disfunción eréctil.
“Mantener relaciones sexuales favorece el buen funcionamiento del sistema cardiovascular. La erección del órgano sexual masculino se logra a través de una respuesta vascular, por lo que el sexo es un perfecto ejercicio para conservar en buen estado la elasticidad de las arterias y los cuerpos cavernosos, lo que ayuda a evitar la disfunción eréctil –comenta José Benítez, director médico de Boston Medical Group–.
Además, durante el acto sexual se libera superóxido de disumtasa, una enzima que favorece la eliminación de las enzimas tóxicas que produce nuestro cuerpo con el estrés, de manera que además de ayudar a evitar la disfunción eréctil permite reducir los niveles de ansiedad y previene un envejecimiento prematuro del organismo”.
El estudio revela que casi un 18% de los varones que han acudido a consulta afirman no mantener en la actualidad ningún tipo de relación sexual, tanto con parejas esporádicas como fijas. Es importante destacar que, en la mayoría de ocasiones, la falta de sexo no se produce ante una imposibilidad física a la hora de realizar el coito. “Debemos tener en cuenta que problemas como la eyaculación precoz o la disfunción eréctil afectan directamente a la confianza de los hombres. Este tipo de patologías ejercen una influencia negativa en la esfera psíquica del paciente y minan su confianza, ya que pueden llegar a pensar que su virilidad es cuestionada por su pareja. Esto provoca bloqueos e inseguridades y, en un último término, que los hombres eviten las relaciones sexuales”, explica el Dr. Benítez. Por ello, desde Boston Medical Group animamos a nuestros pacientes a practicar sexo con frecuencia para ayudar a evitar la disfunción eréctil.