Fantasías sexuales, una alternativa a los problemas de salud sexual

Fantasias Sexuales, una alternativa a los problemas de salud sexual Boston Medical Group España

Tener fantasías sexuales es algo natural y muy humano. Pero, además, resulta extremadamente estimulante, saludable y positivo para las relaciones de pareja, al tiempo que puede ayudar a contrarrestar la falta de deseo sexual o los problemas de erección masculinos.

Está científicamente demostrado que, cuando una persona se imagina haciendo algo concreto, se activan en su cerebro las mismas áreas que lo harían si lo estuviera realizando realmente. En consecuencia, la imaginación, la visualización y la fantasía abren un camino muy interesante para contribuir a superar determinados niveles de impotencia.

Entre las causas de disfunción eréctil más habituales figuran el bajo deseo sexual por monotonía, la ansiedad del desempeño y la focalización negativa selectiva, que consiste en ver únicamente lo feo, lo malo y lo negativo en la pareja. En todos estos casos, los juegos basados en la fantasía pueden ayudar a reconvertir la situación y a impulsar unas relaciones sexuales mucho más satisfactorias para ambos.

Una técnica muy recomendable para reconstruir la actividad sexual de la pareja es el juego de las tres semanas, que consiste en un proceso regenerador de 21 días para incentivar el deseo sexual. Así, durante la primera semana, la pareja saldrá de noche, quedará, hará cosas distintas y atractivas pero, en todo caso, evitará cualquier tipo de actos o pensamientos sexuales. Se utilizará ropa atractiva, sexy, se cuidará al máximo la imagen, pero en ningún caso se acudirá al sexo de pensamiento ni de obra. La segunda semana se mantendrá el plan de acción, aunque en este caso incorporando sesiones de masajes mutuos en ropa interior, acompañados de aceites aromáticos, ambientes relajantes y fantasías compartidas. No está permitido, sin embargo, masajear los genitales. La tercera semana, conocida como la montaña rusa, completa estos masajes mutuos con todo tipo de relaciones sexuales: tocar, oler, besar, lamer… Todo está permitido excepto la penetración y los orgasmos. Cuando se llega al punto de no retorno, hay que parar, descansar y comenzar de nuevo.

Esta técnica intensifica el deseo sexual y ayuda muchísimo en numerosos problemas de erección e impotencia. Algo a lo que también contribuye la focalización selectiva, que consiste en elaborar listas de cosas y rasgos de la pareja que activan la excitación sexual personal y tenerlas en mente al relacionarse íntimamente con ella.

Algunos problemas de eyaculación precoz también pueden compensarse haciendo uso de las fantasías. Se trata, en estos casos, de que el afectado se visualice reiteradamente manteniendo relaciones sexuales completas y mutuamente satisfactorias con su pareja, alargando progresivamente la duración y la calidad de las mismas en el plano imaginario, de manera que esto puede contribuir a aliviar sus problemas en la realidad.

Sea como sea, el juego y la imaginación son excelentes aliados en la calidad de la sexualidad actual.

 

Pide cita ahora