causas eyaculación precoz

Las 10 principales causas de la eyaculación precoz

La eyaculación precoz es un problema que afecta a gran parte de la población masculina. El problema puede influir negativamente en la relación de pareja. Una vez se tiene el orgasmo, el pene perderá su erección, esto imposibilita que se produzca la penetración o que se concluya antes de lo deseado. Esto genera problemas de autoestima ya que pierde el control de decidir el momento de llegar al clímax. La otra parte también sufre, por que no hay satisfacción sexual y por ver afectada a la pareja. Te mostramos las diez principales causas de la eyaculación precoz y los remedios que existen.

Principales causas de la eyaculación precoz

Se considera eyaculación precoz a la falta absoluta de control sobre la eyaculación. Lo normal es poder contener el momento de llegar al clímax entre 5 y 15 minutos una vez se ha producido la penetración. Si se eyacula involuntariamente antes de la penetración o al momento de producirse, antes de uno o dos minutos, se considera que sufres esta disfunción.

Hay dos factores que influyen en la precipitación a la hora de eyacular, el psicológico y el físico. El primero se da en el 90% de los casos, mientras que el segundo ocurre en el 10% restante. También hay dos distintos tipos de eyaculación precoz, como verás más adelante. Ahora te mostraremos las principales causas de la eyaculación precoz:

 

  1. Mala educación sexual. La falta de madurez sexual que se da durante la adolescencia lleva a los jóvenes a buscar la forma de satisfacerse con precipitación. Esta prisa por alcanzar la satisfacción puede llegar a marcar una tendencia si se mantiene por años. La falta de autodominio puede generar un problema de eyaculación precoz en el futuro.
  2. Falta de autoestima. No quererse a sí mismo puede generar inseguridad y esta a su vez provocar la falta de control sobre la eyaculación. La orden de eyacular se produce en el cerebro. El nerviosismo que produce el pensar que no se está a la altura puede alterar el proceso normal que lleva al clímax.
  3. Ansiedad. Los periodos de ansiedad que pueden provocar los problemas laborales o económicos también pueden descontrolar el dominio sobre la eyaculación. Esto también se puede dar si la otra persona muestra abiertamente su ansiedad y dificulta que las relaciones se lleven a cabo con normalidad.
  4. Estrés. Estar sometido a periodos prolongados de estrés tiene el mismo efecto que la ansiedad. Puede que no te des cuenta de que está sufriendo los efectos de una carga elevada de trabajo o de una actividad diaria demasiado elevada. Este cansancio puede afectar a este y otros aspectos de la vida.
  5. Poca satisfacción con la vida sexual. No alcanzar las expectativas sexuales puede ser un problema que descontrole el dominio que se tiene sobre la eyaculación. Obsesionarse con alcanzar mayor estimulación o centrarse en aspectos negativos relativos a las relaciones sexuales, puede generar falta de interés y precipitación a la hora de llegar al clímax. Además, la insatisfacción crecerá ya que los orgasmos serán menos intensos.
  6. Poca frecuencia al mantener relaciones sexuales. Si se pasa demasiado el tiempo entre una relación sexual y la siguiente, lo más probable es que se tenga una eyaculación más rápida. Tener relaciones sexuales con frecuencia generará mayor autocontrol a la la hora de escoger en qué momento llegar al clímax.
  7. Factores puntuales. La eyaculación precoz puede ocurrir de manera ocasional. Esto no es un problema grave. Puede que algún factor externo haya influido en este caso, si no se repite con frecuencia no le tienes que dar mayor importancia.
  8. Factor hereditario. La eyaculación precoz puede tener un factor genético. Es posible que el problema sea heredado y no tenga nada que ver con un origen psicológico o con alguna enfermedad.
  9. Circulación. El pene se pone erecto por la entrada de sangre en unos conductos o zonas cavernosas. El flujo anormal, producido por mala circulación, puede generar que la salida del semen se produzca antes de tiempo.
  10. Sensibilidad extrema. Una sensibilidad extrema de las partes más sensibles del pene puede acelerar el proceso hasta descontrolarse, haciendo que la eyaculación llegue demasiado rápido.

 

Tipos de eyaculación precoz y su tratamiento

Se puede catalogar la eyaculación precoz en dos grandes grupos. Te explicamos qué engloba cada uno de ellos y el tipo de tratamiento que existe para cada caso.

Eyaculación precoz primaria

Se considera eyaculación precoz primaria a la que ocurre por un periodo prolongado de tiempo. Generalmente es un problema que se genera durante la adolescencia. Una distorsión del sexo y la búsqueda incontrolada de una rápida satisfacción sexual, propician la falta de control en la vida adulta.

Existen ejercicios para la eyacualción precoz. Estos te ayudarán a mejorar el control emocional sobre el reflejo eyaculatorio y a tener una mayor resistencia física tras la penetración.

En algunos casos se puede llevar a cabo una terapia sexual conductual. Una terapia de este tipo consta de diferentes sesiones con un psicoterapeuta, que ayuda al paciente a  solucionar problemas de conducta. Con el tiempo conseguirá adaptarse a una nueva situación de normalidad, a pesar de llevar años con una tendencia, y a mejorar las habilidades físicas y mentales necesarias para vencer el problema.

Si el hábito es tan arraigado que, a pesar de la ayuda profesional, no se consigue vencer la disfunción, es posible que te recomienden un tratamiento con fármacos para controlar el problema.

 

Eyaculación precoz secundaria

Se considera eyaculación precoz secundaria a la que ocurre desde hace relativamente poco tiempo, es decir, había un control normal que ahora no se tiene. Puede ser más sencilla de reconducir con terapia psicológica que la primaria. Es posible que sea provocada por un cambio que afecte a tus emociones o por un periodo de estrés o ansiedad.

Si el problema es debido a la edad, a un cambio hormonal o a una enfermedad, la solución será un tratamiento farmacológico recetado por un especialista. Existen cremas y sprays que pueden insensibilizar levemente el pene y alargar la llegada de la eyaculación. Los ejercicios para la eyaculación precoz también serán útiles en este caso.

Algunos simplemente consideran que sufren eyaculación precoz porque no aguantan más de cinco o seis minutos y quieren aguantar más. Esto no es eyaculación precoz, el deseo de querer prolongar el placer y que otros puedan aguantar más tiempo no quiere decir que se sufra esta disfunción.