Datos sobre el apetito sexual masculino en España

Como dice el dicho, “Spain is different”. Eso se puede aplicar en todos los ámbitos de la vida, desde la alimentación hasta en las relaciones interpersonales.

Corre cierta leyenda urbana ( cierta o no, depende de lo que pienses tú) de que los hombres españoles son  de los más fogosos del mundo. Bien, en este artículo vamos a aclarar algunos conceptos, diferencias con respecto a la mujer y sobre todo, verdades que pueden sorprender a más de alguno.

Lo primero que debemos decir cuando hablamos de deseo sexual es que no se puede generalizar, ya que los hombres y las mujeres no experimentan el mismo nivel de líbido. Según varios estudios de distintos países se pueden extraer una serie de patrones comunes entre los que destacan las afirmaciones el deseo sexual femenino es un deseo sexual menos directo y por ende más difícil de poder detectar.

Si a un hombre español le preguntan cuáles son sus pensamientos a lo largo del día podremos encontrar que en su top1 la palabra sexo circulará por su mente a todas horas, en cambio en la mujer española, circulan cosas más “ importantes”en lo que son asuntos esenciales del día  a día.

Se puede afirmar sin miedo que los hombres se excitan de una manera más espontánea más fácil que las mujeres y que por supuesto cuentan con un número mayor de fantasías sexuales que ellas.

Entre las fantasías sexuales de los hombres se sitúa como la primera el realizar sexo en sitios públicos con un casi 80% de los hombres encuestados. La segunda fantasía se trataría de realizar sexo en grupo con la pareja con un 73% . Y con un 67% se situaría como tercera opción de fantasía sexual entre los hombres, el hecho de mantener una aventura con algún miembro de la familia de su pareja, cuanto menos curioso.

A diferencia del hombre, para que una mujer se sienta atraída por el hombre español, debe darse una serie de factores para despertar la líbido femenina, ya que por más atracción sexual que exista, si el hombre previamente ha realizado algo negativo que le afectó a ella, no se podrá concentrar del todo en la cama.

La diferencia principal entre los hombres y las mujeres españolas se puede resumir en que ellos no necesitan crear una situación previa para estar listos para el sexo, en cambio ellas sí que necesitan una CONEXIÓN EMOCIONAL.

 

A continuación, una serie de afirmaciones para desmentir leyendas urbanas:

Los hombres españoles piensan más en el sexo que las mujeres: Así es,  como hemos mencionado en el párrafo anterior sólo una cuarta parte de las mujeres piensan al menos una vez al día en sexo, siendo la totalidad de la población masculina la que si lo hace.

 

  • Buscan diferentes caminos para lograr una satisfacción sexual plena: A las mujeres les encanta sentirse atraídas a través de un cortejo, de una ceremonia sexual previa, mientras que a los hombres españoles el camino del sexo es algo más corto, más visceral y primario.

 

  • Los factores biológicos, culturales y sociales afectan: Así es, España siempre ha sido un país en el que el papel del hombre ha sido predominante. Esto quiere decir que siempre ha habido ciertos tabúes sociales y sexuales por los cuales cualquier acción relacionada con el sexo que hacía un hombre estaba bien visto, mientras que si la mujer realizaba dicha acción se le tachaba de inmoral. Esto ha tenido ciertos réditos en la sociedad actual.

 

  • El “me duele la cabeza” cada vez está más extendido entre los hombres. Este hecho , por increíble que pueda parecer, se está dando cada vez más entre los hombres españoles. Un 45% de los hombres españoles afirman negarse a tener sexo con sus parejas porque sencillamente no les apetece. Atrás quedan los clichés de hace 30 años en los cuales con una simple insinuación, el hombre “ se ponía en marcha. Los motivos por los cuales los hombres españoles actuales pierden esta cierta líbido pueden resumirse en : Mala alimentación, estrés social y laboral o problemas maritales.

Aquí una pequeña retrospectiva sobre el apetito sexual masculino, y por destacado el femenino, ya que ambos van de la mano. Esperamos que con este breve, pero conciso texto, estés un poco más informado, y concienciado, a la hora de plantearte tus próximas relaciones sexuales.