ejercicios eyaculacion precoz

Ejercicios para superar la eyaculación precoz

El problema de la eyaculación precoz afecta a un 30% de la población masculina. Si también tenemos en cuenta aquellos que la han sufrido puntualmente en algún momento de su vida, la cifra aumenta a la mitad de la población.

Los mejores ejercicios para superar la eyaculación precoz

La eyaculación precoz se produce por una falta de control sobre el momento en el que se desea eyacular. Los ejercicios que veremos a continuación ayudan a controlar el cuerpo y la mente para poder controlar el momento en que se quiere eyacular.

Ejercicios de autocontrol

Este el más importante de los ejercicios para superar la eyaculación precoz. Se trata de conseguir la erección del pene y estimularlo tratando de contener el máximo tiempo posible la eyaculación sin eyacular, parando las veces que sean necesarias para alargar el momento de eyacular. Es bueno repetir este ejercicio un par de veces por semana.

Es muy importante que tu pareja se involucre en el problema de la eyaculación precoz, será de gran ayuda para desarrollar este ejercicio. Se puede involucrar a la pareja, contándole cuales son los ejercicios y en que consiste el problema, y así forme parte de la solución. Esto fortalecerá la relación de pareja y será más fácil vencer el problema de la eyaculación precoz.

 

Ejercicios de Kegel

Este tipo de ejercicios también se utilizan para la incontinencia urinaria. Se trata de aprender a controlar los músculos pubocoxígeos, encargados de la micción y la eyaculación. En un principio no se controlan estos conscientemente, pero gracias a la práctica se puede volver consciente la contracción y la relajación, y así evitar el acto reflejo de eyacular.

Durante una o dos semanas detén la micción durante 10 segundos. Esto te enseñará a identificar correctamente estos músculos y aprenderás a controlarlos. Poco a poco notarás que te resulta más sencillo detener el flujo y que por tanto vas adquiriendo un cierto control.

La siguiente parte del ejercicio, transcurrido este tiempo, es contraer y relajar estos músculos unas 10 veces seguidas. Repite esto una vez cada hora durante 12 horas. Practica estos ejercicios durante un mes.

El último paso es realizar este tipo de ejercicios durante 3 veces al día, pero ahora aumentando el número de contracciones y relajaciones a unas 30 veces. Con esto deberías notar una mejora en el problema de la eyaculación precoz.

Ejercicios durante la penetración.

Si la causa que está detrás del problema de la eyaculación precoz es la hipersensibilidad del glande, no es aconsejable sobreestimular esa zona. La vagina se ensancha cuanto más cerca del cuello uterino está. La penetración profunda aliviará el roce en esta parte del pene y por tanto ayudará a aumentar el tiempo de aguante antes de la eyaculación.

En lugar de desplazar el pene hacia adelante y hacia atrás, prueba a realizar suaves movimientos circulares con la pelvis. De esta manera se reduce el roce del glande dentro de la vagina y se aumenta el tiempo que dura la relación sexual.

Es importante también que la pareja facilite la entrada del pene lo máximo posible. Puede ayudarte facilitando la entrada del pene con la menor fricción posible. Hacerlo con suavidad, evitando movimientos demasiado rápidos o bruscos que puedan sobreestimular el glande. Es mejor limitar los juegos sexuales con la pareja, no en el tiempo, pero sí en los roces y manipulación de la zona genital. Centraros en otras muestras de cariño, como los besos, los masajes y cosas similares.

Ejercicios de respiración

Si la sobreexcitación produce eyaculación precoz, es lógico pensar que la relajación ayudará a evitar que se produzca sin ningún tipo de control. Una forma de relajarte, sin que esto afecte a la erección, es utilizar correctamente la respiración. Inspirar y expirar de forma prolongada, profunda y rítmica ayudará a aguantar más tiempo sin llegar al clímax.

 

Otras ayudas para superar la eyaculación precoz

Los ejercicios que acabamos de mencionar se pueden practicar simultáneamente, no es necesario escoger entre uno y otro. Pero hay otros factores que han de acompañar a estas sesiones para que sean realmente efectivas.

Una de las cosas que ayudará a que los ejercicios sean realmente efectivos es mantener relacciones sexuales con frecuencia. Por un lado, la práctica ayudará a que se tenga cada vez más resolución y por otro, evitarás una acumulación de excitación que propicie la eyaculación precoz.

La alimentación puede ayudar a la hora de controlar el momento de la eyaculación. Con una dieta apropiada, el cuerpo y la mente se comportarán con normalidad, lo que incluye las reacciones a los estímulos sexuales.

El alcohol excesivo y las drogas recreativas pueden interferir a la hora de controlarse. Del mismo modo que tienen efectos en las emociones, los componentes químicos que regulan la excitación y el momento de eyacular pueden verse afectados por el consumo de este tipo de sustancias.

Los pensamientos también son un factor que puede marcar la diferencia a la hora de controlar la eyaculación. La llegada del clímax se produce en un momento de máxima excitación. Además del roce, también hay componentes mentales que hacen que la excitación sea mayor. No centrarse en lo excitado que se está y en si va a tener rápido el orgasmo, esto será de gran ayuda para aprender a controlar el momento en el que se quiere eyacular. Desviar la mente de los pensamientos excitantes que estamos teniendo en ese momento pueden ser un alivio momentáneo que baje la excitación.