disfunción eréctil

Estudios sobre la disfunción eréctil en España

España siempre ha sido un país en donde la apariencia ha jugado un papel fundamental en la sociedad. Con quién vas, qué haces en tu tiempo libre, a qué te dedicas… Todos los aspectos de la vida del español están a la vista como si de un escaparate se tratara.

Esto quiere decir que hay una cierta tendencia a vender una imagen de éxito, de buena vida, de querer generar envidia, y esa práctica no siempre ocultan verdades incómodas.

Un estudio reciente indica que un 20% de los españoles pueden estar sufriendo disfunción eréctil y muchos de ellos no lo sabrían o lo que es peor, lo guardan en silencio. 

Como estamos diciendo, los temas de ámbito sexual se consideran casi tabús en España, y ya sea por vergüenza o desconocimiento si le sumamos ciertos complejos de la españa más casposa, se puede crear un círculo vicioso del que cuesta despegarse. Según la ASESA ( Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva, más de un 20% de hombres de entre 25 y 70 años, sufre de disfunción eréctil sin estar diagnosticada o tratada.  De la totalidad de afectados de la población total masculina española, sólo un 23% está diagnosticado y tratándose.

Además hay que sumarle un dato que cuanto menos puede ser preocupante, y es que más del 40% de los pacientes desconocía que presentaba un cuadro con problemas de salud diferentes que pueden condicionar, o directamente provocar, la causa de la disfunción ( problemas renales, de circulación, tensión etc) dándose el caso de que a 1 de cada 3 se le diagnosticaba una enfermedad oculta.

Entre las comunidades autónomas que más afecta la disfunción eréctil podemos encontrar a La Rioja que se sitúa a la cabeza con un 36% de afectados, seguida muy de cerca por Cataluña con un 33%, País Vasco con un 30% y Baleares con un 26%

En cambio , la comunidad autónoma que menos índice de disfunción eréctil tiene en España es Extremadura. Sin embargo debemos tomar este dato con pinzas, ya que si bien se trata de la comunidad con menos afectados, también coincide con que es la comunidad con una prevalencia de consultas inferiores a la media. 

Los médicos lo tienen claro, la concienciación y la ruptura de tabúes para tener una libertad máxima de poder acudir al médico es esencial. Sólo un alianza entre pacientes y doctores puede arrojar una solución definitiva.

Es esencial para el cuerpo médico español tener un buen registro en el que se reflejen fielmente los casos de pacientes en España. Cuanta mayor sea la credibilidad de la fuente y de los datos, más rápido se acelerará el proceso de cura. Ya no hablamos de un problema de salud sexual, sino que hablamos de un problema de salud global. Más del 65% de los afectados por disfunción eréctil presenta una o más enfermedades que se le suma a esta, algo sin duda alarmante.

Ya no estamos hablando de que afecta al espectro social y familiar del paciente ( que en algunos casos se puede ver reflejado en un rendimiento en el lugar de trabajo bastante inferior) sino que tratamos el tema de que la disfunción eréctil puede no ser simplemente la enfermedad, sino el síntoma de algo peor y más grave que pueda afectar a la vida del paciente. Un ejemplo claro se da en el aumento de las enfermedades coronarias y muertes debidas a problemas cardiovasculares.

La labor de los médicos en estos casos en los que se pueda intuir, por mínimo que sea, ciertas sombras de disfunción eréctil, debe ser la de ayudar a que el paciente se sienta cómodo y se abra a hablar sobre el tema, por lo que debería ser el médico quien inicie la conversación siempre y cuando el paciente se haya atrevido a dar el paso de acudir a la consulta médica.

En cuanto al tratamiento, es esencial que se acuda al médico ( como vamos diciendo a lo largo de todo el artículo) lo antes posible ya que cuanto antes se detecte el problema, antes se podrá dar un tratamiento personalizado  y óptimo para cada paciente, siendo la prescripción de medicamentos el último paso para que no afecte negativamente a otros aspectos de la salud del sujeto.

Cabe destacar que solo el 23% de los afectados acuden a la consulta médica con su mujer, por lo que debemos decir que es fundamental el papel que juega la pareja es fundamental como parte del proceso de curación. La autoestima y el apoyo son cruciales para cualquier tipo de tratamiento.