Cómo afectan los problemas de erección en la pareja

¿Cómo afectan los problemas de erección en la pareja?

La disfunción eréctil es un problema que afecta, no solo al que la sufre sino también a su pareja. Los problemas emocionales que conlleva este tipo de disfunción pueden generar malestar entre ambos. Aquí te explicamos cómo afectan los problemas de erección en la pareja y también te damos las claves para que podáis solucionarlos juntos.

Detectar cómo afectan los problemas de erección en la pareja

Para entender cómo afectan los problemas de erección en la pareja, hay que utilizar la empatía, es decir, saber ponerse en el lugar del otro. Cuando uno no puede alcanzar o mantener la erección el tiempo suficiente, la otra persona también se siente mal.

Uno de los pensamientos que puede tener la pareja es que hay una creciente falta de interés sexual. Un pensamiento así puede conducir a malos entendidos y a una profunda tristeza de la pareja. El sexo es un vínculo especial entre ambos y puede romperse si no se toman medidas urgentes.

Otro de los problemas que se pueden dar en la pareja, es la falta de satisfacción sexual que sufren ambas partes. Cada persona es diferente y todos tienen una mayor o menor necesidad de recibir satisfacción sexual. Sea mayor o menor su deseo, sus necesidades no estarán plenamente cubiertas si los problemas de erección continúan. Esto también generará un distanciamiento si no se pone remedio.

Cómo solucionar los problemas de erección en la pareja

Ahora que ya sabes cómo afectan los problemas de erección en la pareja, es necesario que se tomen las medidas necesarias para evitar que se genere malestar. A continuación te mencionaremos algunas de las cosas que se pueden hacer para que este inconveniente no afecte a la relación de pareja.

Lo primero que hay que hacer, es tener buena comunicación para evitar que los problemas de erección creen distancia con la pareja. Ha de ser franca y tiene que reflejar el interés por la otra parte. Tratar de ocultar el problema o hacer como si no existiera es absurdo. Rápidamente saldrá a la luz que hay un problema y tratar de que no se sepa puede tomarse como una grave falta de confianza.

Hay que hablar con la pareja para apoyarlo en todo momento, la comunicación es fundamental cuando el problema ya se conoce y que juntos puedan asistir a una consulta con el médico experto les ayudará a entender cómo llevar la situación de la mejor manera.

Pedirle ayuda para superarlo también reforzará los lazos y mejorará la situación. Un profesional puede ayudar a identificar la raíz del problema. Contarle cómo se va a luchar contra la disfunción y darle la posibilidad de solucionar el problema juntos es muy importante. Hay que compartir cada uno de los avances que se hagan.

Si el tratamiento que un médico propone incluye ejercicios, se le puede pedir a la pareja que coopere. No hay que hacerlos a escondidas, así se evitarán sospechas innecesarias o malos entendidos que den lugar a la pérdida de la confianza o del interés.

La actividad sexual no debe detenerse. Hay muchas maneras de mantener relaciones sexuales que no implican penetración. Es importante buscar alternativas durante el proceso de recuperación. Abandonar las relaciones íntimas puede crear una brecha entre ambos.

Hay que tomarse muy en serio las recomendaciones de los profesionales. Para que la pareja se muestre comprensiva y colaboradora tiene que ver que realmente hay un interés sincero por alcanzar una solución. No hay que dejar pasar ni una sesión, ni tan siquiera un día, sin hacer los tratamientos recomendados.

Preocuparse por sus sentimientos es clave. Ver sufrir a quien padece la disfunción y estar privada de la plenitud en las relaciones sexuales, también es difícil para la pareja. Se debe hacer un esfuerzo por saber cómo se siente en todo momento. También hay que ser positivo y transmitir la seguridad de que se hará todo lo que esté en la mano por arreglar el problema.

Ayuda profesional para solucionar los problemas de erección

Para solucionar los problemas de erección hay que acudir a un profesional. La disfunción eréctil no mejora por sí sola, más bien empeora si no se le presta atención. El asesoramiento profesional es la mejor manera de recuperar la salud sexual.

Existen diferentes razones que pueden llevar a un hombre a sufrir disfunción eréctil. En muchos casos se trata de problemas orgánicos, en otros el problema es psicológico. Sea cuál sea la razón, un médico puede evaluar al paciente y orientarlo sobre cuál es la mejor solución.

Una de las razones principales que producen la disfunción eréctil son las enfermedades vasculares. Las obstrucciones de las venas y arterias no permiten el paso de la sangre a los cuerpos cavernosos y la erección, o no se produce, o no se puede mantener. Si este es el caso, la solución que recomendará el profesional de la salud sexual será la tratar ese problema en concreto.

Ondas de choque. Por medio de las ondas de choque se pueden regenerar vasos sanguíneos, algo fundamental para que llegue suficiente cantidad de sangre al pene y sea posible alcanzar y mantener una correcta erección. Este es otro de los tratamientos que puede recomendar el doctor.

Sesiones de psicología. En los casos en los que la disfunción se deba a causas psicológicas, lo normal es que el médico recomiende recibir algunas sesiones psicológicas. A veces se trata de estrés o de miedos y la solución más efectiva es esa.

Recibir un tratamiento a base de fármacos en una opción más remota, aunque posible. Algunos efectos secundarios y la temporalidad de los efectos, son las razones por las que se suelen evitar. Aún así, hay casos en los que el médico determina que es la única y mejor solución.

Es muy importante vencer la disfunción eréctil cuanto antes. Un empeoramiento puede hacer daño a quien la sufre y a su pareja. Si este es tu caso, ponte cuanto antes en manos de un profesional de Boston Medical Group. Te ayudará a determinar cuáles son las causas y encontrará el mejor tratamiento para que recuperes tu vida sexual, y la de tu pareja, lo antes posible.