Relación entre la mente y el control eyaculatorio

Relación entre la mente y el control eyaculatorio

Detrás de la eyaculación precoz puede haber diferentes motivos. En algunos casos las causas serán físicas, sin embargo, la mayoría de las veces será por motivos psicológicos. En este último caso hay muchos factores que pueden afectar a la eyaculación. A continuación te mostraremos la relación entre la mente y el control eyaculatorio.

Cuál es la relación entre la mente y el control eyaculatorio

La mente juega un papel muy importante en el control de la eyaculación. Para que se produzca el reflejo eyaculatorio tienen que darse una serie de factores, algunos físicos y otros mentales. Dependiendo de la intensidad de estos estímulos, la eyaculación se producirá antes o después.

En primer lugar se produce una estimulación previa. Esta viene dada por una situación sexual, que puede ser una imagen, un pensamiento. Cuando nuestro cerebro la interpreta, manda una señal a los mecanismos implicados en la erección.

A medida que se estimula el pene, la excitación aumenta. En un momento dado, el proceso llega a un punto de no retorno. El grado de excitación que se siente en la mente activa el mecanismo por el que los músculos inician la expulsión del semen por medio de contracciones involuntarias.  

La llegada del la expulsión del semen es inevitable, aunque se puede controlar durante un tiempo más o menos prolongado. El problema de la eyaculación precoz es que el proceso se acelera y la salida del fluido corporal se precipita o, en los casos más graves, se produce de manera inmediata.

En la mayoría de los casos, esa falta de control es un problema relacionado con la mente. El cerebro se ha acostumbrado a recibir una satisfacción inmediata y todo el proceso se acelera, privando a quien lo sufre del placentero tiempo que pasa desde que se inicia la excitación hasta que se llega al clímax que acompaña a la eyaculación. Esta relación entre la mente y el control eyaculatorio es la culpable de la eyaculación precoz.

La importancia del control mental para retardar la eyaculación

Una de las claves para evitar este problema, que afecta a muchos hombres, es aprender a controlar la mente, para que no ordene la llegada del clímax de manera precipitada. Es muy importante hacerlo porque si el proceso es demasiado rápido, se perderá una gran parte del disfrute que conllevan las relaciones sexuales.

Además, que la eyaculación llegue demasiado pronto no solo será un problema para el que lo sufre, también para su pareja. Lo más probable es que ella tan siquiera llegue al orgasmo. Será muy complicado mantener la erección después de haber eyaculado y la otra persona perderá el interés. A largo plazo esto será un grave problema para la relación de pareja.

Otra de las razones por las que hay que controlar la eyaculación, es que este tipo de problemas van a más. Si se nota que el problema empeora, no hay que seguir esperando. Cada día que pase será más complicado controlar el momento de llegar al clímax.

Causas psicológicas de la falta de control sobre la eyaculación

La relación entre la mente y el control eyaculatorio alarga o acorta el tiempo que pasa desde que se inicia la excitación hasta que se alcanza el clímax. Si las órdenes que envía el cerebro no son las correctas, se producirá una situación embarazosa, que afectará negativamente a las relaciones sexuales.

Una de las causas que puede estar de esta falta de control de la eyaculación, está relacionada con la educación. Tratar de buscar la satisfacción de manera inmediata, especialmente en los años de la pubertad, puede crear una tendencia difícil de controlar en el futuro. El cerebro se acostumbra a eyacular lo más pronto posible y luego es muy difícil cambiar el hábito.

Otra de las razones que provocan la eyaculación precoz es el exceso de excitación. Puede ocurrir si se mantienen relaciones sexuales por primera vez con una persona, o si ha pasado mucho tiempo desde la última vez.

Las situaciones de estrés también son culpables de la eyaculación precoz en algunas ocasiones. Aunque el control no sea un problema, en algunas circunstancias de presión, la mente puede jugar una mala pasada y causar la llegada al clímax prematuramente.

Las causas mixtas, es decir psicológicas y físicas, son otra de las razones por las que puede darse la eyaculación precoz. Por ejemplo, una alta sensibilidad del glande y la falta de control mental pueden hacer que el orgasmo llegue demasiado rápido.

Cómo controlar la mente para solucionar la eyaculación precoz

Lo primero que ha de hacerse si se sufre eyaculación precoz es acudir a un médico. Tan solo un profesional puede evaluar las causas y la gravedad del asunto. Dependiendo de si el problema se ha dado de forma puntual o si se ha convertido algo habitual, decidirá si es necesario un tratamiento o no.

Una de las posibilidades es que el médico recomiende recibir algunas sesiones de psicología. Estos profesionales pueden ayudar a dominar la mente y refrenar los impulsos. Serán de mucha ayuda para controlar los pensamientos, la respiración, la excitación, etcétera.

Algunos ejercicios también pueden ayudar. Por ejemplo, los ejercicios de Kegel son ideales para identificar y aprender a utilizar correctamente los músculos implicados en la eyaculación. Aprender a refrenar el reflejo eyaculatorio es una de las claves para aguantar más tiempo.

Otro ejercicio es el de arrancar y parar. Este puede hacerse solo o en compañía de la pareja. Se trata de estimularse y cuando se esté cerca de eyacular parar. Hay que repetir este ejercicio tratando de prolongar el máximo tiempo posible el momento de llegar al orgasmo. Aprender al tiempo a controlar el pensamiento es fundamental para vencer la eyaculación precoz.

Si nada de esto funciona, puede que el médico recurra a combinar las terapias psicológicas con fármacos. En este caso, la medicación se irá reduciendo a medida que se vayan percibiendo avances, hasta que se logre controlar la eyaculación.

Si crees que tienes problemas de eyaculación precoz, no pierdas tiempo y pide cita sin demora en Boston Medical Group. Un médico valorará tu caso y te ayudará, para que recuperes el control sobre la eyaculación cuanto antes.