El número de jóvenes con Disfunción Eréctil ha aumentado un 15%

La disfunción eréctil, también denominada con las siglas D.E., es la incapacidad para obtener y mantener una erección que permita mantener relaciones sexuales de forma satisfactoria. Este problema afecta cada vez a más hombres y a edades más tempranas. Esto se debe a los cambios experimentados en los hábitos y los estilos de vida, y a que cada vez más reconocen que tienen el problema y buscan ayuda.

Cada vez más jóvenes sufren disfunción eréctil

Según un estudio realizado por Boston Medical Group, el número de pacientes jóvenes que han buscado ayuda para solucionar el problema ha aumentado en un 15 %. Este incremento se extrae de los tratamientos realizados a más de 16.000 pacientes con D.E. desde 2011.

Un dato significativo es que 1 de cada 4 pacientes es relativamente joven, menos de 45 años. Esto demuestra que, a pesar de que este problema está asociado al envejecimiento, puede aparecer a cualquier edad. La disfunción eréctil en los jóvenes es una realidad cada vez más frecuente. Pero ¿qué se esconde detrás de este mal creciente?

¡Recupera hoy tu vida sexual!


El número de jóvenes con Disfunción Eréctil ha aumentado un 15% 0Pide cita llamando gratis al 900 866 465.

El número de jóvenes con Disfunción Eréctil ha aumentado un 15% 1Con total discreción recibirás consulta en tu clínica más cercana.

El número de jóvenes con Disfunción Eréctil ha aumentado un 15% 2Evaluaremos tu caso, te daremos tu diagnóstico y te recomendaremos un tratamiento a medida.

¿Por qué hay más casos de disfunción eréctil entre los jóvenes?

Una de las razones que pueden estar detrás de los casos de disfunción eréctil entre los jóvenes puede ser el consumo de medicamentos falsos. El 50 % de los medicamentos que se comercializan en Internet son falsos.

En algunos casos, los falsos medicamentos han traído serios problemas de salud a quién los ha consumido. Tras experimentar su ineficacia finalmente optan por buscar la ayuda de médicos profesionales. Cada día hay más personas que acuden en busca de ayuda a centros médicos reconocidos, como Boston Medical Group, después de haber malgastado su dinero.

En otros casos el motivo de la disfunción está relacionado con los malos hábitos, como el abuso del alcohol, el uso de drogas o similares. Se sabe que de los varones tratados por Boston Medical, el 70 % de los pacientes entre 26 y 35 años consume eventualmente alcohol y que el 66% de los que tienen entre 36 y 45 años también lo hacen. También se ha analizado que 1 de cada 4 fuman.

Las causas orgánicas suelen estar detrás de la mayoría de los casos. Un 90 % de los afectados por la D.E. tiene un problema de salud que desencadena la disfunción. En su gran mayoría, la mala circulación sanguínea impide conseguir y mantener las erecciones por un tiempo razonable. Los enfermos de hipertensión, colesterol elevado, obesidad o diabetes, suelen ser los casos más comunes.

El 10 % restante se debe principalmente a problemas psicológicos. En el caso de los jóvenes, la falta de experiencia para asumir las presiones de la vida y el miedo a no estar a la altura cuando se mantienen relaciones sexuales suelen ser las causas más habituales. Cómo pueden combatir la disfunción eréctil los jóvenes

Para reducir las posibilidades de sufrir disfunción eréctil a una edad temprana, o en el futuro, se pueden seguir una serie de recomendaciones. Incluso si no se es joven, todo lo que se recomienda a continuación puede ser beneficioso para combatir el problema.

    • Eliminar el tabaco. La nicotina de los cigarrillos tiene muchos efectos negativos en el organismo. Uno de ellos está relacionado con la circulación de la sangre, ya que la nicotina es vasoconstrictora. La interferencia en el flujo sanguíneo también llega a las venas y arterias del pene, que no recibe todo el flujo de sangre que necesita y no permite que se produzca una erección dura y prolongada. No hay que esperar a que surja el problema para dejar el tabaco. Si se deja de consumir habrá mejoras inmediatas. Sin embargo, si se tiene este hábito durante mucho tiempo, puede que sea más difícil la recuperación, prolongandose mucho más tiempo del deseado.

    • No abusar del alcohol. El consumo esporádico de alcohol no representa riesgos significativos para alcanzar y mantener erecciones. Un poco de alcohol puede tener un efecto vasodilatador que ayude a reducir la ansiedad y a aumentar el flujo sanguíneo. Sin embargo, el exceso o el consumo habitual de este puede influir negativamente en el sistema nervioso central y provocar la falta de apetito sexual, dando lugar a la disfunción eréctil.

    • Evitar el consumo de drogas. Las drogas son una de las sustancias más perjudiciales para la erección. El efecto negativo que tiene sobre el sistema nervioso central y puede llegar a ser permanente. Además, pueden actuar como vasoconstrictoras, reduciendo la cantidad de sangre que recorre las venas y arterias del pene, provocando serias dificultades para que el pene se muestre erecto o para que la erección dure suficiente tiempo como para llegar al orgasmo.

    • Seguir una dieta saludable. Existen diferentes maneras de mantener una buena salud cardiovascular. Si se complementan será mucho más difícil que se produzca la disfunción eréctil. Una de ellas está relacionada con la salud. Hay alimentos ricos en grasas saturadas que aumentan el colesterol, otros actúan como vasoconstrictores y algunos más generan estados de ansiedad. Esto es un problema para el sistema vascular y para la líbido. Si se evita la comida basura, la bollería industrial, las bebidas energéticas y por el contrario se consume mucha fruta, verdura y se bebe mucha agua, las erecciones serán más frecuentes y duraderas.

    • Practicar ejercicio físico. Otra manera de mejorar el sistema vascular y por tanto de aumentar el riego sanguíneo al pene, es el ejercicio físico. Se mejora la capacidad de dilatación de los vasos sanguíneos y por tanto la capacidad de mantener el pene erecto.

    • Mantener una vida sexual activa. El entrenamiento evita la atrofia. La actividad sexual mejora las propiedades orgánicas del pene. Pero no solo eso, también es favorable en el aspecto emocional, se mejora la autoestima y se liberan tensiones, factores que también intervienen en la erección.

    • Acudir al médico especialista. Cuando se detecta algún problema, lo más apropiado es acudir al médico especialista cuanto antes. Él estudiará el caso y determinará el grado de preocupación que hay que mostrar. Tras un estudio personalizado informará de si es necesario intervenir y poner algún tratamiento que evite que el problema vaya a más.  
infografia sobre la disfuncion erectil en jovenes