disfunción eréctil

Problemas para mantener la erección y soluciones

Parece mentira, pero todavía vivimos en una sociedad en la que algunos temas relacionados con la salud física o emocional continúan siendo tabú. Es una lástima, porque este hecho que estamos comentando no permite que se traten y que por lo tanto se puedan solucionar. Uno de ellos es la impotencia sexual masculina, que impide a muchos hombres disfrutar plenamente de su vida sexual, y en algunos casos de la vida general. Por eso vamos a ver una serie de problemas para mantener la erección y las soluciones.

 

¿Qué son los problemas para mantener la erección?

Cuando hablamos de problemas para mantener la erección lo hacemos de aquellos hombres que no consiguen culminar una relación sexual de manera satisfactoria. En los casos de impotencia o de disfunción eréctil nos podemos encontrar con dos situaciones bien diferenciadas. Por un lado, hay hombres que no consiguen la erección, con independencia del deseo o de las ganas de mantener relaciones, por otro lado están aquellos que sí logran la erección, pero esta no dura lo suficiente para culminar el acto.

¿La impotencia tiene edad? Es una pregunta que es posible que muchos se hagan, sobre todo si nunca han tenido un problema de este tipo. La respuesta es sí y no. Sí porque es cierto que a medida que el hombre va cumpliendo años aumentan los casos de manera exponencial. Pero también podemos decir que no, ya que hombres muy jóvenes también sufren impotencia. Lo que sí es cierto es que es un problema muy frecuente.

Por fortuna, la mayoría de las veces la impotencia es puntual y una vez pasado el momento, el hombre puede volver a tener relaciones sin ningún problema. Pero hay un porcentaje más pequeño que no lograrán reanudar su vida sexual con normalidad.

A partir de ese momento, su vida sexual se complica, sobre todo si tienen pareja. Tratan de evitar los instantes de intimidad e inventan un sinfín de excusas para conseguirlo.

¿Sufres disfunción eréctil? Seguro que si está leyendo estas líneas es porque quieres encontrar la solución, pero ante de hacerlo. Sería importante que conocieses las causas de lo que te esta sucediendo. Es posible que en las próximas líneas consigas averiguar el origen de tu problema, pero también puede que no. Sea como sea, no te preocupes, lo que es seguro es que encontrarás la solución.

 

¿Cuales son las causas habituales de la disfunción eréctil?

 

Vamos a repasar a continuación las causas más habituales de los problemas para mantener la erección.

Enfermedades

Hay una serie de enfermedades que pueden esconderse detrás de la impotencia, estas son algunas:

  • Presión arterial alta.
  • Problemas de corazón.
  • Problemas de tiroides.
  • Diabetes.
  • Aterosclerosis, obstrucción de las arterias.
  • Problemas del sistema nervioso.
  • Depresión.
  • Alcoholismo.
  • Drogadicción.

Uso de medicamentos

Debes saber que hay algunos medicamentos que puede provocar problemas para mantener la erección:

  • Medicamentos para tensión alta.
  • Medicinas para el corazón.
  • Barbitúricos.
  • Tratamientos para úlcera péptica.

Problemas emocionales

Los problemas emocionales sin duda están detrás en muchas ocasiones de la disfunción eréctil:

  • Situaciones de estrés o tensión,
  • Problemas de pareja.
  • Sensación de haber fracasado en algún campo de la vida.
  • Problemas económicos.
  • Expectativas sexuales difíciles de cumplir.

Problemas de origen diverso

En algunos casos la impotencia puede deberse a ciertos problemas de otra índole, como estos:

  • Tabaquismo.
  • Lesión en la médula espinal.
  • Bajos niveles de testosterona.
  • Dieta inadecuada.
  • La contaminación ambiental.

Aunque no es una regla fija, sí que es habitual que los problemas relacionados con la salud se den más hombres de mayor edad, al mismo tiempo las causas emocionales suelen ser las que provoquen más casos de impotencia entre la población joven.

Una prueba que suele servir para determinar si el origen es físico o no, es comprobar si existen erecciones nocturnas, ya que si se dan, lo normal es que los problemas para mantener la erección suelan tener un motivo emocional.

Soluciones para los problemas para mantener la erección

¿Sabes cuál es el motivo más habitual por el que no se consigue mejorar la impotencia? Que no se va al médico. De hecho, algunos estudios apuntan que los hombres suelen tardar unos 8 meses desde que empiezan a percibir que tienen disfunción eréctil hasta que van al médico.

De hecho, muchos pacientes acuden al médico gracias a su pareja. Una vez que la persona con la que convives sabe tu problema, y después del shock inicial, seguro que encuentras su ayuda. No solo te animará a buscar la solución, sino que es muy posible que se ofrezca a acompañarte al médico.

¿Qué pasa si la causa de la impotencia es precisamente una mala relación de pareja? Entonces sí que es el momento de abordar el tema de forma conjunta, siempre que se desee seguir juntos. Seguramente cuando consigáis solucionar ese tipo de problemas, volverán las erecciones.

En estos casos, es conveniente acudir también al médico, para que descarte problemas físicos. Pero sobre todo será fundamental intentar superar los problemas que estáis atravesado. Para conseguirlo hay varias opciones, una de ellas es acudir a terapia de pareja.

Cuando la causa sea la toma de un medicamento, será necesario evaluar si es conveniente suspender el tratamiento o cambiarlo por otro, en algunos casos será necesario esperar a que finalice para intentar reanudar la vida sexual.

¿Llevas una vida sana? De no hacerlo, los problemas sexuales aumentarán. Trata de alimentarte bien, de hacer algo de deporte y de descansar las horas que tanto tu cuerpo como tu mente necesitan.

Por supuesto, si tienes malos hábitos, como el tabaco, las drogas o el exceso de alcohol, déjalos ya. Porque además, algunos de ellos pueden producir efectos a largo plazo, incluso una vez que los dejas.

La disfunción sexual puede ser prueba de un problema de salud física, emocional o de hábitos poco recomendables. Lo más importante es que acudas al médico cuanto antes, pide cita ya con tu urólogo y no descartes pedir también ayuda psicológica. Verás como muy pronto los problemas para mantener la erección desaparecen de tu vida.