Datos sobre el apetito sexual masculino

A continuación, encontrarás algunos datos sobre el apetito sexual masculino. Explicaremos por qué es más intenso y frecuente en muchos casos que el de las mujeres. Conocer las diferencias será una ayuda para mejorar la relación de pareja y para solucionar algunos problemas que pudiesen surgir por no entender los matices que están detrás del apetito sexual.

 

Por qué el apetito sexual masculino es más intenso

El apetito sexual es el deseo de obtener satisfacción sexual. Aunque una definición como esta pueda parecer un tanto fría y egoísta, no lo es tanto, siempre y cuando sea compartida. Este impulso natural se suele producir como una respuesta hormonal (testosterona, entre otras) y psicológica. Por este motivo, un hombre puede tener un intenso deseo de tener sexo porque recibe estímulos de su pareja, porque su testosterona está alta o por ambas.

Lo habitual es que el apetito sexual masculino sea más intenso que el de la mujer. La razón principal es que este se produce de diferentes maneras. Mientras que en el caso del hombre los factores son principalmente físicos, en el de las mujeres suele haber un alto componente emocional.

Las diferencias hormonales están detrás de por qué el apetito sexual es más intenso en los hombres. En el caso de las mujeres, las hormonas fluctúan considerablemente durante los períodos más y menos fértiles. Lo mismo ocurre durante el embarazo y después del parto. En un estado normal, la producción de testosterona sigue un patrón más lineal. Esto influye en la respuesta sexual ante los estímulos.

Otra de las razones que influyen en el apetito sexual masculino es la educación. Al hombre se le ha animado a presumir de su apetito como muestra de masculinidad, mientras que en el caso de la mujer, se le educa para ser menos física y más emocional. La pornografía está principalmente orientada a la satisfacción masculina y se suele consumir desde muy temprana edad. Esto también influye en la intensidad y frecuencia del deseo masculino, creando en muchos casos una imagen distorsionada de cómo mantener relaciones sexuales satisfactorias.

 

Factores físicos que influyen en el apetito sexual

Algunas situaciones influyen positivamente en el deseo sexual del hombre, como por ejemplo el horario. Entre las 7:00 y las 9:00 horas la testosterona masculina está en su nivel más alto, mientras que en el caso de la mujer es a partir de las 21:00 horas cuando el deseo está en su punto más alto.

Otro de los factores que influye en el apetito sexual masculino es la salud. Mantenerse sano ayudará a que la líbido esté activa y se genere una mejor respuesta hormonal. Factores como el descanso, la alimentación y otros hábitos saludables, son algunas de las claves para que el hombre mantenga un correcto apetito sexual.

 

Las drogas y el tabaco son enemigos directos del deseo sexual. El abuso de estos puede afectar directamente al deseo, bien sea distorsionándolo o eliminándolo por completo. Algunos de los fármacos que se utilizan para combatir la depresión están incluidos en las sustancias que pueden alterar el apetito sexual.

 

Factores emocionales que influyen en el apetito sexual

Aunque el hombre tiene una mayor capacidad para disociar el amor y el sexo, su apetito sexual también se ve afectado por los factores emocionales. El cariño y la complicidad en la pareja aumentan el deseo y mejoran tanto la frecuencia como calidad de las relaciones sexuales.

La autoestima también es clave para que el apetito sexual masculino sea más intenso y frecuente. No tener complejos, sentir que es atractivo a los demás, el afecto y cosas por el estilo evitarán que la líbido esté fecuentemente baja.

 

Hay factores externos que también influyen de manera positiva o negativa. Si se está atravesando momentos de felicidad, el deseo sexual aumentará, mientras que si ocurre lo contrario se reducirá o desaparecerá por completo. El cerebro puede desviar la atención del apetito sexual si se está pasando por un momento difícil. La muerte de alguien cercano, un exceso de trabajo o problemas económicos, interferirán negativamente en el deseo.

 

Cómo despertar el apetito sexual

 

Puntos interesantes sobre cómo despertar el apetito sexual:

  • La rutina es otro de los enemigos del apetito sexual masculino. Hablar de ello con la pareja y cambiar algunos hábitos puede intensificar el deseo. Cosas tan sencillas como probar a tener sexo en diferentes días, a diferentes horas o en distinto lugares pueden ser algunos de estos cambios de rutina.
  • Otra de las claves para aumentar el apetito sexual es jugar. Dedicar un tiempo antes de la penetración a las caricias, a los masajes y a otros juegos, mejora la experiencia de tener relaciones sexuales. De esta manera te sentirás más atraído por tu pareja y las ganas de ambos de acostaros juntos aumentará.
  • Los estímulos visuales despiertan en gran manera el apetito sexual. El chándal y los pijamas gruesos son grandes enemigos del apetito sexual. Para que el apetito sexual se despierte nada mejor que ropa sexy. Lo mismo se puede decir del arreglo personal. Una pareja descuidada en este aspecto también se verá afectada negativamente. Para aumentar el deseo sexual, hay que ponerse guapos.
  • El olor puede aumentar el apetito sexual. Algunos olores despiertan el deseo. Ambientar una zona de la casa con ciertos olores o cambiar de perfume, puede contribuir a que un hombre muestre predisposición a mantener relaciones sexuales.
  • Las palabras son otra herramienta poderosa para aumentar el apetito sexual. Hablar con tu pareja abiertamente de lo que os gusta a cada uno es una manera eficaz para que el apetito sexual se despierte. Tener conversaciones positivas sobre sentimientos, sobre lo que más te gusta de la otra persona y de lo mucho que se disfruta al acostarse juntos, es una herramienta para despertar el deseo sexual.

Con los datos que se conocen sobre el apetito sexual masculino resultará más sencillo despertarlo o aumentarlo. Aunque se han mencionado los principales, cada persona es muy diferente y puede responder a cada uno de los estímulos de distinta manera, centrarse en los que mayor efecto tengan en tí. Si percibes que ninguna de las cosas mencionadas mejora el apetito sexual, es recomendable ponerse en manos de un profesional para que detecte qué está ocurriendo.