La salud sexual como indicador de la salud cardíaca

La disfunción eréctil es una patología consistente en la incapacidad para tener o mantener una erección firme. Esto imposibilita mantener relaciones sexuales plenas. Este problema se presenta principalmente en hombres entre la franja de edad comprendida entre los 40 y los 70 años, afectando también a sus parejas. En España, por su parte, entre un 30 y un 50% de hombres diabéticos se ven afectados por la disfunción eréctil. De hecho, el 50% de los varones diabéticos desarrolla esta patología dentro de los 10 años del diagnóstico, según un estudio epidemiológico con 15.770 pacientes diabéticos. Así mismo, la prevalencia es de entre el 50% y el 70% en los varones diabéticos y se incrementa con la edad, llegando a ser del 95% en varones diabéticos de 70 años. 

La diabetes es una enfermedad crónica producida por un mal funcionamiento del páncreas, que no es capaz de sintetizar la insulina necesaria. La insulina es la hormona que mantiene los niveles de glucosa de la sangre en su referencia correcta. Cuando una persona es diabética, los niveles de glucosa son superiores a lo adecuado produciendo daños en los nervios y en los vasos sanguíneos que controlan el proceso de erección. Ese daño puede ser extensible a otras partes del sistema circulatorio y causar problemas cardíacos. De hecho, la salud sexual en lo que respecta a erecciones puede ser un indicador de la salud cardíaca.

El tratamiento para mejorar la calidad de las personas diabéticas con problemas de erección radica en mejorar el estilo de vida, tanto en cuestión de alimentación sana y equilibrada como de actividad física y eliminación del consumo del tabaco y el alcohol, ya que con estos hábitos se controla el estado cardiovascular, generador de los problemas neurológicos del aparato reproductor masculino. Asimismo, también hay que controlar la medicación oral y ser más exigentes con ella. Con estas recomendaciones se puede volver reversible esta patología en determinados pacientes.

Para los casos en los que siguiendo estas pautas persistan los problemas de erección, es conveniente analizar todas las opciones de tratamiento, de la mano de un médico experto.

En ocasiones, los pacientes con diabetes tienen intolerancia a los tratamientos orales tradicionales, o están contraindicados para ellos, ya que las píldoras suelen contener sustancias que no pueden consumir. “Pero es importante recordarles que existen tratamientos alternativos, totalmente compatibles tanto con su enfermedad como con la medicación que estén recibiendo por este motivo”, explica José Benítez. “Así mismo, es vital recalcar que cualquier tratamiento ha de estar prescrito y supervisado correctamente por el médico o especialista, para conseguir un efecto satisfactorio, y evitar posibles complicaciones”.

En cualquier caso, es necesario un examen previo para hacer un análisis acertado y tomar las decisiones correctas a cada caso concreto.

¡Nos adaptamos a la situación!


La salud sexual como indicador de la salud cardíaca 1Pide información llamando gratis al 900 907 881.

La salud sexual como indicador de la salud cardíaca 2Recibirás una consulta de forma online gratis.

La salud sexual como indicador de la salud cardíaca 3Evaluaremos tu caso, te daremos tu diagnóstico y te recomendaremos un servicio integral personalizado.

¿Tienes dudas?

Informate en el 900 907 881