La Terapia Psicosexual para la Eyaculación Precoz

Si existe un problema que más atormente a la población masculina en la actualidad, ese es sin lugar a dudas el de la eyaculación precoz.

La eyaculación precoz es aquella disfunción que hace que se eyacule antes de tiempo. Estamos hablando de casos en los que el acto sexual dura algo menos de 1 o 2 minutos o incluso que se eyacule antes de que se realice la penetración.

Este ha sido un problema que ha afectado a un importante porcentaje de la población masculina a lo largo de la historia. Un hecho que no ha hecho otra cosa sino crear un tipo de cierto tabú social contra ellos y por lo tanto, aumentar su inseguridad. 

Afortunadamente, existen en la actualidad determinados tratamientos y técnicas, ajenas al tratamiento con medicamentos, para poder recuperar no solo la libido y las ganas, sino la plena satisfacción enlas relaciones sexuales. 

Para tratar este tipo de trastornos no solo es importante (como decimos arriba) acudir al médico para que te recete un determinado tipo de medicamento, sino que también es importante realizar una serie de tratamientos ajenos, entre los que destaca el de la terapia psicosexual,basada en tratar todos aquellos problemas y posibles insatisfacciones que se han podido experimentar a en las relaciones sexuales pasadas, derivando lógicamente en una experiencia negativa. 

Es importante recalcar que todos aquellos que se ven afectados por este trauma, suelen adquirir un rol de mero espectador en el sexo. Esto quiere decir que sólo se centran en su rendimiento y están obcecados en poder dar un desempeño óptimo para evitar el “qué estará pensando sobre mi” haciendo que no disfruten de la relación sexual. Como símil, se podría decir que están trabajando en vez de relajarse y disfrutar del sexo con su pareja. 

Está claro que la sexualidad no sólo está compuesta por elementos biológicos, sino que hay que tener muy en cuenta elementos psicológicos y cómo no, relaciones personales, sociales y culturales.  Esto significa que no solo hay que mantener una salud física y biológica, sino que también hay que mantener sanos los otros círculos que son pilares en nuestra vida.

Pero, ¿En qué consiste la terapia psicosexual? Muy bien, la terapia psicosexual es aquella que trata el problema desde una perspectiva mental, es decir, solucionar un problema biologico tratando la mente. 

Para ello existen determinadas actividades con excelentes resultados. 

1º Autoestima: Quererse y respetarse a uno mismo no solo es importante en la vida y en los aspectos sociales, sino que lo es también en el ámbito sexual. Hay que hacerse suyo el dicho de que si no te quieres a ti mismo no te puede querer nadie, por lo que trabajar la autoestima es esencial si queremos manifestar un aumento en nuestras ganas de mantener relaciones sexuales. Para trabajar la autoestima se recomienda hacer actividad física, ya que uno se empezará a verse mejor en el espejo y por lo tanto la confianza aumentará.  Si empezamos trabajando la autoestima, el cuerpo reacciona, ya que el cambio estará ahí, y podremos decirnos a nosotros mismos : Yo  puedo controlar mi cuerpo. 

Ejercicios Kegel: Los ejercicios Kegel son aquellos ejercicios que sirven para identificar y ejercitar los músculos genitales. Estos ejercicios están pensados para poder tener una mejor salud ya que proporciona mejoras en la próstata, evitando posibles cánceres o incluso pérdidas de orina cuando seamos mayores. También se caracterizan en el sentido de que obtendremos un mayor control sobre nuestro miembro y una considerable mejora en la respuesta sexual.

3º La masturbación: La masturbación o autoestimulación es un método utilizado con regularidad ( y que mejor resultados obtiene) para obtener un mayor control en los casos de eyaculación precoz. 

Pero cuidado, no estamos hablando de la “clásica” masturbación, sino que hablamos de una masturbación controlada. Esto quiere decir, que se utiliza la masturbación como método de control , de una manera didáctica para enseñar a nuestro pene que nuestro cerebro es quien tiene el control: para ello se empezara a masturbar, y cuando se llegue a un momento de excitación, en donde se atisbe el orgasmo, parar. Así, poco a poco, se empezará a conseguir un mayor control sobre la eyaculación. Muy importante recalcar, que se puede incorporar a la pareja en este acto cuando se alcance un mayor nivel de control.

4º Masturbación con juguetes eróticos: es de vital importancia experimentar con juguetes eróticos ya que el contacto con diferentes texturas y formas como los lubricantes y masturbadores, puede ser un elemento fundamental para aprender a controlar los distintos estímulos y niveles de excitación sexual. 

Además, si se incorpora a la pareja en dicho juego, no sólo se mejorará el control sobre la eyaculación precoz, sino que los lazos de pareja se harán más estrechos, factor fundamental en este tipo de tratamiento. 

5º Focalización sensorial: Este ejercicio consiste en acariciar y explorar a la pareja sin centrarse en ninguna zona concreta. En una primera fase se dejan de lado los genitales, que más tarde se incorporarán. El objetivo es aprender a utilizar todos los sentidos en la sexualidad.

Terapia Psicosexual para la Eyaculación Precoz

– La eyaculación precoz está asociada a la falta de sensación de control y de la autoestima.

– El tratamiento con diversas terapias psicosexuales ha demostrado ser beneficioso.

Ejercicios de Kegel

Sirven para identificar y ejercitar los músculos genitales relacionados con la respuesta sexual.

Autoestimulación

La autoestimulación se puede emplear como un método de ejercicio para la Eyaculación Precoz.

En un marco de plena tranquilidad, comenzar a masturbarse, acariciando todas las partes del pene, y parar cuando se sienta una mayor excitación. Repetir el ejercicio cuantas veces sea posible. La pareja podrá incorporarse en una fase ulterior.

Masturbación con juguetes eróticos

El contacto con diferentes texturas, como las de lubricantes o masturbadores, puede ser un elemento fundamental para aprender a controlar los distintos estímulos y niveles de excitación sexual.

Focalización sensorial

Este ejercicio consiste en acariciar y explorar a la pareja sin centrarse en ninguna zona concreta. En una primera fase se dejan de lado los genitales, que se incorporarán más tarde. El objetivo es aprender a utilizar todos los sentidos en la sexualidad.